El presidente acepta permitir ayuda después de reunirse con el jefe de la Cruz Roja cuando una nueva ronda de apagones afectó al país.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo que su país estaba listo para recibir ayuda internacional luego de una reunión con el jefe de la Cruz Roja, mientras la nación latinoamericana se hundía en una nueva ronda de apagones.

“Confirmamos nuestra disposición a establecer mecanismos de cooperación para asistencia y apoyo internacional”, dijo Maduro en Twitter el martes.

El presidente, quien niega que la situación actual en Venezuela pueda ser descrita como una crisis humanitaria, reiteró después de la reunión que la colaboración con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) debe respetar “el orden legal venezolano”.

Una delegación del CICR encabezada por su presidente, Peter Maurer, ha estado en el país sudamericano desde el sábado y finalizará su visita el miércoles.

El CICR dijo el viernes pasado en una declaración que estaba “preocupado por el grave impacto que la situación actual tiene en los venezolanos, especialmente en aquellos que no tienen acceso a servicios básicos”.

Mientras tanto, un nuevo corte de energía afectó a gran parte de Venezuela, incluida la capital, Caracas, lo que obligó a muchos a pasar otra noche en la oscuridad el martes.

“Estos apagones me han golpeado fuerte, no me voy del país ahora porque estoy a punto de finalizar mi carrera, y no quiero rendirme”, dijo Yolanda Rodríguez, de 20 años.

“Pero esto es agotador”.